Las etapas del tratamiento de adicciones

¿Qué es lo que hace cambiar a las personas cuando pretenden modificar alguna situación indeseable o problemática?

James Prochaska y Carlo Diclemente crearon un modelo para intentar comprender qué, cómo, cuándo y por qué cambian las personas. A través de investigaciones enfocadas en estudiar el fenómeno del cambio intencional, desarrollaron su modelo transteórico, compuesto por estadios, procesos y niveles. Este modelo se usa como referencia para el tratamiento de las adicciones en todo el mundo.

Los estadios del cambio de Prochaska y DiClemente representan la dimensión temporal, es decir, cuándo cambia la gente. Al ayudar a alguien se debe considerar el momento particular en el que se encuentra. Se postula que para lograr el cambio, una persona debe pasar por etapas bien definidas y predecibles, las cuales deben ser respetadas para facilitar el proceso.

Para alcanzar el éxito en el cambio, resulta fundamental saber en qué etapa se encuentra la persona con relación a su problema, con el fin de diseñar procedimientos específicos que se adecuen a cada sujeto. En otras palabras, lo que se busca es la relación terapéutica y el tipo de intervención adecuados para cada persona dependiendo del estadio en que se encuentre.

Imagen relacionada

1. Precontemplación: es probable que el paciente acuda a terapia por presión familiar, o incluso por alguna orden judicial; manifestando negación del problema y sin considerar realmente el cambio.  Esta es la fase con una mayor tasa de abandono del tratamiento, y el terapeuta tiene que trabajar con resistencia al cambio.

2. Contemplación: el sujeto es consciente de los problemas que le causa la adicción y de las pérdidas que supone en su vida; acepta la realidad y decide que ya es hora de hacer algo al respecto. Ya sopesa las posibles soluciones, aunque vacila en cuanto al momento de iniciar el cambio, dudando aún sobre sus beneficios.

3. Preparación: en esta etapa la persona se halla lista para la actuación, habiendo dado algunos pasos en pos del objetivo.

4. Acción: en ésta fase, la persona da pasos con un impacto en el mundo físico. No hablamos solo de ideas y planes, sino de acciones reales. Esta fase suele durar varios meses, y es cuando se llevan a cabo la mayor parte de acciones propuestas en terapia.

5. Mantenimiento: sigue a la acción y suele durar varios meses, pudiendo ser la fase más larga del tratamiento. El propósito de este estadio es consolidarlos cambios logrados a través de la modificación del estilo de vida y la prevención de recaídas.

6. Finalización: el paciente ya no necesita de la utilización de ningún proceso de cambio a fin de impedir la recaída o el regreso al problema. Es el momento de dar cierre al proceso terapéutico.

Es importante destacar que, al intentar cambiar un problema, gran parte de los sujetos recaen al menos una vez en el proceso, pero la mayoría de ellos suele volver a empezarlo desde la etapa de contemplación o preparación, para luego pasar a la acción. Es por esto que se dice que el cambio no sigue un patrón lineal, sino que más bien sigue un patrón en espiral. La mayoría de los sujetos incorporan nuevas estrategias y conocimientos a partir de los experimentado en las recaídas.

Si quieres un tratamiento de adicciones por un especialista, visita https://www.luismiguelreal.es/adicciones

Luis Miguel Real, psicólogo en Valencia, y autor de blog.

Luis Miguel Real es psicólogo en la ciudad de Valencia (número de colegiado: CV14890). Ofrece servicios de psicoterapia, coaching y formación. Está especializado en el tratamiento de adicciones, además de en terapia Gestalt, terapia cognitivo-conductual y técnicas de coaching.

5 comments

    1. Gracias a ti por leerlo. Me alegro de que lo hayas encontrado interesante. No dudes en contactarme en caso de que quieras saber más sobre el tema 🙂

¿Te pareció interesante el artículo? Comparte un comentario con tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.