Del tener al ser

El modelo Ser-Hacer-Tener (o Be-Do-Have en el inglés original) es una de mis herramientas de entrenamiento favoritas. Autores que sigo como Stephen Covey, Chalmers Brothers o Tony Robbins lo utilizan como base de sus métodos cuando trabajan con personas. Es un marco maravillosamente poderoso para un cambio duradero, sin embargo, a menudo se simplifica y se usa de manera incorrecta.

En la vida, muy menudo seguimos la estrategia del Hacer-Tener-Ser. Está grabado en nuestro inconsciente, y las sociedades occidentales lo promueven, mediante la cultura del consumo. Lo explicaré con un ejemplo:

Queremos ser felices. Pero antes de eso, tendremos que hacer algo, tener cosas como resultado de esas acciones, y entonces seremos felices. Por ejemplo, en el nivel del hacer, tengo que trabajar mucho y ganar mucho dinero. Entonces podré tener cosas como una casa grande un coche guay, puede que incluso atraer a mi alrededor gente VIP. Sólo entonces seré feliz.

¿Comprendéis la secuencia? Hacer > Tener > Ser. Trabajo > Dinero > Felicidad. Es un ejemplo muy simple con el que muchos podemos identificarnos.

Ahora, vayamos a la esencia del Ser > Hacer > Tener.

¿Quién necesito ser?

El éxito en cualquier área de la vida siempre comienza con una imagen muy clara de los resultados que deseamos. Si no sabemos cuál es el objetivo, es imposible saber si hemos tenido éxito o no. Queremos llegar a un sitio, necesitamos saber adónde queremos llegar para después preguntarnos ¿he llegado? ¿cómo sé si he llegado? ¿es esto lo que quería al principio?

Una vez que tenemos muy claro lo que queremos y por qué lo queremos, la pregunta clave no es “¿qué debo hacer?”, sino “¿quién debo ser?”. Otra forma de hacer esta pregunta es:

“¿Qué tipo de persona tendría acceso a este tipo de resultados?”

Por ejemplo, digamos que quiero escribir un libro que sea un best-seller. Solo el 2% de todos los autores venderán suficientes copias de sus libros para justificar el tiempo, el dinero y la energía que han gastado en escribirlo. No son simplemente los mejores libros que se publican, al igual que no es el deportista, artista o empresario más talentoso que termina en la cima de la pila. A pesar de lo que la mayoría de la gente piensa, los mejores no siempre terminan primero. Así que simplemente dar lo mejor de mí no es probable que entregue los resultados que estoy buscando. Necesito averiguar qué clase de persona obtiene su libro publicado y vendido cuando la mayoría de los demás no. La pregunta que me tengo que hacer a mí mismo es: “¿Quién debo ser para escribir un best-seller?”

¿Qué tipo de persona lo hace en su campo de experiencia, cuando la mayoría trabaja duro para muy poco reconocimiento o recompensa? ¿Qué deben creer ellos sobre sí mismos? ¿Cómo se visten? ¿Cuál es su relación con el dinero? ¿De qué historia viven? ¿Cómo caminan cuando entran a una habitación? Aquí iniciamos un proceso muy parecido al que seguiría un buen actor al representar un nuevo personaje. Si puedo ser este tipo de persona, entonces puedo tener acceso a los mismos resultados que ellos.

Podemos mirar a éste modelo también desde la perspectiva de los juegos de la Gestalt. En la vida, jugamos juegos, máscaras, para obtener lo que queremos. Podemos jugar a víctima, a payaso, a triunfador. Los juegos no son malos de por sí. Si ponemos conciencia, podemos utilizar éstas cosas para nuestro bien. Una cosa es tener máscaras, y otra muy diferente que una máscara nos tenga a nosotros.

Veamos cómo alguien juega al victimismo:

Dicen: “Cuando tenga suficiente tiempo, dinero y apoyo, entonces haré las cosas que siempre quise, y luego seré feliz y exitoso. El problema es que aún no tengo. Si tuviera lo que esa persona tenía, sin duda sería tan exitoso como ellos, pero no lo soy, así que no lo soy “. La víctima siempre está esperando que las cosas externas cambien antes de que puedan avanzar en la vida. En éste ejemplo, la persona sigue una secuencia Tener > Hacer > Ser, en la cual se encuentra más indefensa que nunca ante la vida, sin control alguno, pues toda su felicidad depende de factores externos.

El Trabajados sigue el modelo Hacer > Tener > Ser

Dicen: “Cuanto más haga, más tendré. Cuanto más tenga, más feliz seré. El problema es que cuanto más hago, más hay que hacer y cuanto más tengo que hacer, más hay por hacer. Estoy definido por lo que hago, así me vuelvo impulsivo, ocupado y cansado. Cuanto más tengo, más hay para perder así que más trabajo tengo “.

Todos sabemos que el vínculo entre tener más cosas y ser más feliz es un mito, por lo que la felicidad jamás llega.

Una persona sana orienta su vida de manera diferente: Ser > Hacer > Tener

Dicen: “No es lo que necesito tener antes de poder comenzar, o qué trabajo debo hacer… ¿pero quién debo ser? ¿Qué tipo de persona tendría acceso al tipo de resultados que quiero? Entonces, siendo ese tipo de persona, ¿qué estaría haciendo? Y luego el haber se ocupa de sí mismo “.

Ser > Hacer > Tener es definitivamente el más raro de los tres estilos de vida y el más abstracto, sin embargo, es el único que funciona y trae bienestar mediante la conciencia.

Luis Miguel Real, psicólogo en Valencia, y autor de blog.

Luis Miguel Real es psicólogo en la ciudad de Valencia (número de colegiado: CV14890). Ofrece servicios de psicoterapia, coaching y formación. Está especializado en el tratamiento de adicciones, además de en terapia Gestalt, terapia cognitivo-conductual y técnicas de coaching.

¿Te pareció interesante el artículo? Comparte un comentario con tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.