Adicción a los videojuegos

El desarrollo tecnológico da lugar a nuevas conductas y, por tanto, también a nuevos desórdenes de conductas sobre los que hay que estar atentos. Después de trastornos relacionados con el uso compulsivo del móvil o de internet, ahora llega el “gaming disorder”. Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto el foco sobre el uso enfermizo de los videojuegos, una actividad por otra parte educativa y saludable si se practica con cabeza. Así, por primera vez en la historia, una “adicción tecnológica” ha entrado en la lista de las enfermedades elaborada por la OMS.

pawel-kadysz-100-unsplash.jpg

Si bien la historia de los videojuegos empieza hacia finales de los años 40 del siglo pasado, solo recientemente este sector se ha convertido en un fenómeno global. Hay muchos ejemplos, en el cine o la economía, que nos confirman la profunda presencia de esta actividad en nuestras vidas, tanto que está barajando la posibilidad de incluir los videojuegos en el contexto olímpico.

El documento señala expresamente que, para que el comportamiento se considere patológico debe darse un patrón severo, que produzca un “deterioro significativo en el ámbito personal, familiar, social, educacional, ocupacional u otras áreas de funcionamiento”.

La OMS establece tres síntomas clave para determinar si una persona puede ser diagnosticada de acuerdo a este trastorno:

  • Falta de control sobre el juego (frecuencia, intensidad, duración): este síntoma implica que la persona es incapaz de controlar su conducta hacia el videojuego y no puede poner límite al tiempo que invierte en esa actividad ni a las veces que lo hace durante el día o la semana.
  • Aumento de prioridad que le da al juego: se convierte en algo por encima de otros intereses vitales y rutinas del día a día.
  • Continuación o escalada del juego, a pesar de las consecuencias negativas: no importa el daño que esté haciendo a su salud o a su situación vital, el afectado continúa jugando o lo hace cada vez más.

annie-spratt-282807-unsplash

Las reacciones no se hicieron esperar y la Entertainment Software Association (ESA) publicó un comunicado solicitando a la OMS que dé marcha atrás. “Igual que ocurre con los fans de los deportes y los consumidores de los diferentes tipos de entretenimiento, los aficionados a los videojuegos son unos apasionados y les dedican su tiempo. La OMS sabe, gracias al sentido común y datos objetivos, que los videojuegos no son adictivos. Y etiquetar a los jugadores de esa forma, desvirtúa verdaderas enfermedades mentales como la depresión o el trastorno por ansiedad, que merecen tratamiento y la dedicación plena de la comunidad médica. Por lo que animamos fuertemente a que la OMS recapacite su decisión”. También hay estudios científicos que se oponen a ésta medida.

jeshoots-com-250229-unsplash

Como en todo, la sabiduría está en el término medio. Los videojuegos pueden ser emocionantes, inspiradores y sumamente divertidos, y hay maneras sanas y responsables de disfrutar de los videojuegos con nuestros seres queridos.

¿Necesitas de apoyo psicológico para recuperar el control sobre tu uso de las nuevas tecnologías? Visita https://www.luismiguelreal.es/adicciones o Llámame y pide cita.

Luis Miguel Real, psicólogo en Valencia, y autor de blog.

Luis Miguel Real es psicólogo en la ciudad de Valencia (número de colegiado: CV14890). Ofrece servicios de psicoterapia, coaching y formación. Está especializado en el tratamiento de adicciones, además de en terapia Gestalt, terapia cognitivo-conductual y técnicas de coaching.

¿Te pareció interesante el artículo? Comparte un comentario con tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.