Adicción a las apuestas online

¿En qué consisten las apuestas online?

Llega la adicción a los juegos de apuestas online. Las máquinas tragaperras ya no son tan populares como antes, y han quedado desterradas de la atención de las nuevas generaciones. La crisis actual está causada por la cantidad y variedad de opciones de juego existente.

Cada día somos bombardeados por anuncios de juego online, tanto en la televisión como en internet o en la camiseta de nuestro equipo de fútbol. Pero, ¿por qué es tan fácil caer en los círculos viciosos de la ludopatía? ¿Por qué dicen los expertos que es más peligroso el juego online que los juegos de azar clásicos?

El juego online supera a la cocaína en adicción entre los jóvenes europeos y cada vez preocupa más a las autoridades sanitarias.

La diferencia entre ésta y otras adicciones es que el juego online todavía resulta invisible para la mayor parte de la sociedad, aunque sea muy común entre la gente más joven (mayoritariamente hombres).

“Los chavales que tenemos aquí en tratamiento cuentan que apuestan mientras están en clase en la Universidad. Ya no tienen que ir a los casinos, sino que tienen el móvil todo el día en el bolsillo. Es muy difícil de controlar. Es invisible”.

Victoriano Dolado, presidente de la Asociación de Prevención y Ayuda a la Ludopatía

Los jóvenes en riesgo

Se habla ya incluso de jóvenes ludópatas entre algunos universitarios. Gobiernos y empresarios del sector deben implicarse en políticas activas de Juego Responsable, para así lograr un equilibrio entre el crecimiento imparable de las nuevas tecnologías y la protección de los colectivos más vulnerables. Pues está aumentando el número de adolescentes que se convierten en jugadores patológicos.

“En la medida en que el juego online facilita el anonimato, es accesible en cualquier momento y lugar y está al alcance de los menores, los riesgos se multiplican”

Básicamente, cualquiera con un smartphone puede apostar o jugar al póker por internet. Son un objetivo perfecto para las casas de apuestas, ya que si ganan no pueden cobrarlo porque son menores. Que accedan es ilegal, pero las empresas son conscientes de que no tendrán que abonarles las ganancias, por ser menores. Pero los menores suelen utilizar tarjetas de crédito y carnets que no son suyos, para poder jugar.

jonathan-petersson-607955-unsplash

La Ley 13/2011 del 27 de mayo, también conocida como la Ley de Regulación del Juego, recoge específicamente en sus artículos 7 y 8 que “es necesario establecer protección para los menores y otros colectivos vulnerables“.

Las campañas publicitarias que las empresas de apuestas ponen en marcha son mastodónticas, y es imposible controlar la exposición de los más jóvenes a toda esa publicidad. Muchos especialistas presionan para que se apliquen a la publicidad de las apuestas las mismas restricciones que ya regulan las del tabaco o el alcohol. No es nada fácil, pues existen muchos intereses económicos en juego. Recientemente, el gobierno acordó (¡por fin!) poner límites a la publicidad de apuestas online.

El cambio del juego tradicional al juego online ha traído consigo una modificación en el perfil del jugador patológico. Hace un tiempo, predominaba el perfil de un hombre de entre 30-40 años, cuyo objetivo era ganar dinero o recuperar lo perdido.

Ahora el perfil predominante se encuentra en jóvenes de 15 a 35 años, muchos de ellos estudiantes o titulados universitarios. Cada vez juegan más horas dejando de lado su realidad cotidiana, familia, estudios y amigos.

¿Porqué son las atractivas las apuestas online?

  1. Anonimato: una de las mayores, sino la que más, de todo lo que utiliza internet como canal. Cualquiera que tenga un móvil o cualquier dispositivo con acceso a internet tiene libertad casi total para hacer lo que desee sin ser supervisado o juzgado por nadie más. Los jóvenes se sienten muy atraídos por el anonimato que ofrece internet, en vez de hacer apuestas sobre el basket en Australia delante de ellos.
  2. Accesibilidad: no importa la hora que sea, ni el día de la semana, no hay que preocuparse de que el casino cierre, ni tampoco lo perezosos que nos sintamos ese día. Solo nos hace falta el móvil para hacer unas cuentas apuestas desde la cama pocos instantes después de despertarnos.
  3. Pagos online: La posibilidad de hacer pagos con nuestras tarjetas bancarias por internet ha cambiado mucho el paradigma de las apuestas, al desaparecer muchas de las limitaciones de antes. Antes podías salir de casa con un billete de 20 euros, y si te los gastabas en la máquina tragaperras, ahí se terminaba la cosa hasta que encontrases un cojero, o pidieses dinero a la familia, o… Ahora podemos estirar mucho más. Las reglas del juego han cambiado. ¿Cuánto llevamos gastado? Mejor no pensarlo.
  4. La estimulación visual: todas esas lucecitas están ahí por algo. Excitan a nuestro cerebro, y así es como nos mantenemos emocionados delante de la pantalla durante el tiempo que haga falta… Las empresas que diseñan esos juegos lo saben muy bien, y funciona.
  5. Recompensa de razón variable: éste término se utiliza en el mundo de la psicología cuando la recompensa de cierto sistema (ganar la partida o la tirada) no es completamente predecible. Si me esnifo una raya de cocaína, sé que el chute va a llegar casi instantáneamente. Si meto una moneda en la máquina, no sé si voy a ganar con esa moneda… Y eso es lo que lo hace tan excitante. En el momento en que ganamos (sin esperarlo completamente), el chute a nivel de neuroquímica es igual o mayor que el que producen muchas drogas clásicas.

Y aunque lo pensásemos, como en toda adicción, somos muy buenos olvidando las pérdidas y recordando solo las ganancias.

¿Cómo se mantiene el problema? Sesgos en nuestra toma de decisiones

Ya hablé en otro artículos sobre los sesgos cognitivos y cómo nuestro cerebro comete errores en la toma de decisiones, al utilizar ciertos atajos (también conocidos como heurísticos). Os dejo éste vídeo que explica bastante bien y de manera visual éstos fenómenos:

¿Visteis el vídeo? ¿Os hacéis a la idea? La industria ha diseñado los juegos acorde a éstos fenómenos y errores de ajuste que comete nuestro cerebro.

Las personas que apuestan a menudo se engañan a sí mismas convenciéndose de que van ganando, o de que ganan mucho más a menudo de lo que pierden. Falsean la realidad y crean la suya propia en la que están a punto de dar el golpe de sus vidas. Se tranquilizan a sí mismos llamándolo intuición, creando una ilusión de control sobre lo que está ocurriendo en el juego de apuestas, cuando no tienen control alguno, solo suerte. A esto se le llama también el sesgo del experto.

Tenía 14 años cuando aposté por primera vez en una web de apuestas deportivas. Metí 50 euros y me regalaron otros 50, por mi cara bonita. Para apostar y ganar hay que saber y yo sé mucho de fútbol, siempre me lo han dicho. Al principio me lo pasaba muy bien: ganaba y lo controlaba, o por lo menos eso creía. Al año todo era diferente. Apostaba por el móvil, por la Tablet, dónde fuera. Esto me acompañaba 24 horas al día. Ojalá pudiera volver atrás y no haber tirado todo a la mierda“.

Mario, paciente con problemas de juego patológico

chris-liverani-551996-unsplash.jpg

¿Cómo sé si me estoy haciendo adicto al juego?

Si contestas afirmativamente a alguna de las siguientes preguntas, te recomiendo acudir a un profesional especializado para que te ayude a aclarar si has desarrollado hábitos problemáticos o no. Existen asociaciones y grupos de ayuda por toda España, y también puedes contactarme (697 75 56 15 / info@luismiguelreal.es).

1. ¿Crees que tienes o has tenido alguna vez problemas con el juego?

2. ¿Te ha sentido alguna vez culpable por jugar o por lo que ocurre cuando juegas?

3. ¿Has intentado alguna vez dejar de jugar y no has sido capaz de ello?

4. ¿Has cogido alguna vez dinero de otros para jugar o para pagar deudas?

Si quieres un tratamiento de adicciones por un especialista, visita https://www.luismiguelreal.es/adicciones

Luis Miguel Real, psicólogo en Valencia, y autor de blog.

Luis Miguel Real es psicólogo en la ciudad de Valencia (número de colegiado: CV14890). Ofrece servicios de psicoterapia, coaching y formación. Está especializado en el tratamiento de adicciones, además de en terapia Gestalt, terapia cognitivo-conductual y técnicas de coaching.

¿Te pareció interesante el artículo? Comparte un comentario con tu opinión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.