▷ Compárate para ganar, no para perder

Todo el mundo nos dice «no te compares», no te compares, pero la gente sigue comparándose.

Citando al psicólogo Daniel Palacino, que un psicólogo nos diga «tranquilízate» es como si contratamos a un albañil y nos dijese «el baño te lo alicatas tú con los cojones».

Pues muchas veces, no ayuda, para nada.

Compararse es una cosa automática, no podemos evitarlo realmente.

Es como si te digo «no pienses en un elefante rosa». Pues no puedes elegir, la imagen ya la tienes en la cabeza.

 

No podemos evitar compararnos, pero podemos aprender a hacerlo de manera diferente.

El contexto actual no ayuda, las redes sociales nos pueden joder mucho la existencia.

Escuché al psicólogo Víctor Amat (puto amo) en una charla decir que él lo que hacía en Instagram era bloquear a la gente que le daba envidia.

Sí, tal cual.

Este pavo está muy mazao, demasiado guay, fuera, bloqueado.

Este de aquí parece que tiene mucho más éxito que yo, paso de verle la jeta todos los días, qué pesao, fuera.

Víctor decía que él solo seguía a la gente que con la que se veía que «empataba» más o menos.

Citaba a Vygotsky, gran psicólogo ruso. Ahí, donde «empatamos» está la zona de desarrollo próximo que Vygotsky llamaba, cuando percibimos niveles de habilidad parecidos, dificultad nivelada…

Si seguimos a alguien que nos lleva demasiada ventaja, es muy posible que nos frustremos y lo acabemos mandando todo a la mierda.

Por otro lado, si no tenemos ningún estímulo externo, y solo estamos rodeados de personas con peor nivel que nosotros en nuestra área, es probable que nos aburramos o incluso que nos confiemos demasiado.

 

Necesitamos de rivales dignos de nosotros

Yo paso del fútbol, pero Víctor puso el ejemplo de Cristiano Ronaldo y Messi, que son los dos tan buenos porque son rivales y los dos son muy buenos, y ese pique constante les empuja a mejorar constantemente y a mantenerse siempre en lo alto.

Es un principio muy simple.

Ojo, no estoy diciendo que nos resignemos a la mediocridad, que renuncies a la mejora, al contrario.

Es la forma de hacerlo, y no hay método erróneo de por sí, lo que importan son los resultados.

Hay gente que literalmente se corre de placer siguiendo a grandes de su campo, por supuesto, y aprenden un montón y se sienten inspirados.

Pero a otras personas eso les sale por la culata, y en los momentos en que hay fallos, o las altas expectativas no se cumplen, se hunden en la miseria.

 

Cuando las expectativas son demasiado altas, las caídas duelen más

Y es que eso es lo que hacen (o hacemos con) muchos gurús por internet. Nos transmiten su visión del éxito, y el mensaje de que si hacemos lo que ellos, llegaremos tan alto como ellos.

Y hey, si a ti te funciona, pues fenomenal, ole tus huevos.

Pero lo que me funciona a mí no tiene porqué funcionarte a ti, y viceversa. Nuestros contextos nunca serán exactamente iguales, nunca tendremos los mismos recursos ni puntos de partida. Hay techos que no se pueden traspasar.

Muchos gurús llevan un rollo muy dictatorial, muy facha… de «haz lo que hago yo, es lo mejor para ti», y señalando con el dedo.

Ojo, yo lo hago también, como el que más.

Pero si te levantas a las 5 y te va guay, pues enhorabuena. Lo puedo probar, pero igual a mí no me va así de bien, por mucho que me empeñe.

 

Hay mucho gurú adoctrinador ahí fuera

Dicen que Instagram se diseñó para presumir, por eso es una herramienta tan visual.

Pero de todas formas es una herramienta, como todo, depende del modo en que la usemos. Es solo una herramienta, muy buena para unas cosas, no para otras.

Es como buscar la felicidad en Instagram, pues para eso es una herramienta de puta pena. Lo mismo con el Tinder, todos conocemos a alguien que ha encontrado pareja ahí, pero la realidad es que la mayoria de la gente se lleva multitud de truños por Tinder.

No digo que sea imposible encontrar a tu amor ahí, pero si buscas al amor de tu vida en tinder, la estadística no juega a tu favor, pues oye, entonces gestiona tus expectativas.

 

La vida es un 7

De nuevo citando a Víctor Amat. Aspirando a una vida de 7, puedes vivir de puta madre, está fenomenal. Siempre ir a por la perfección es lo que quema.

¿Conoces a alguien que se ha lesionado por entrenar demasiado y se ha jodido la rodilla para toda la vida?

Yo a varios.

Aprendamos de otros. No solo de sus victorias, también de sus caídas.

Aquí os dejo un vídeo de una conferencia de Víctor. ¡Que la disfrutéis! Yo al menos me río mucho con sus historietas 🙂

 

Y si te has quedado con ganas de más, tengo algo mucho mejor aquí en www.luismiguelreal.es 😜

❌ NO te apuntes a mi newsletter
Comparto herramientas para disfrutar más de la vida, sin tener que graparte una sonrisa falsa en la cara como si fueses el Joker. Psicología práctica, de la que funciona.
Si te apuntas, seguro que te aporta mucho más (bastante) que las frases enlatadas de Paulo Coelho y Mr Wonderful juntos. No es difícil.
Te llegará un regalo por email, que no le mola a todo el mundo 😉

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Un penique por tus pensamientos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.