▷ ¿Cómo dejar la Marihuana y los porros? 10 consejos de un Especialista en Adicciones

Seamos claros:

Si estás leyendo esto, probablemente estás fumando marihuana

Y además, mucha

Probablemente fumas lo suficiente como para preocuparte e irte a Google a buscar algo del tipo «cómo dejar de fumar marihuana»

Y claro, estarás teniendo problemas para dejarlo

Porque dejar los porros puede ser difícil

Coño, si no lo fuese, nadie tendría problemas.

Y hay mucha gente teniendo problemas por fumar demasiados porros.

Bueno, nada que no sepas.

Vamos al grano.

Cómo dejar la Marihuana y los porros

La marihuana y sus derivados es la droga más consumida después del alcohol.

No nos engañemos: sigue siendo una droga, y aunque muchos jóvenes (y no tan jóvenes) viven engañados pensando que el cannabis es inocuo, esta droga sigue produciendo suficientes problemas como para que tanta gente decida dejar de fumar porros.

Te dejo aquí una entrevista que me hicieron los compañeros del Engrama Podcast sobre el tema:

Por cierto, si quieres dejar de fumar, haz clic aquí:

Tiene nombres mil: porros, mariahuana, hachís, chocolate, etc

cannabis dejar de fumar marihuana 2

La marihuana es la planta de cannabis y el hachís es la resina que se extrae de los cogollos de la planta.

Entonces, podemos decir que la Marihuana es la planta de hachís.

Cuando hablamos de marihuana, nos referimos principalmente a la planta, la parte que se fuma de la planta son sus flores, sus cogollos secos ya maduros (también se suele llamar maría a los cogollos ya secos y desmenuzados que se fuman). El hachís es la resina que se encuentra en esos cogollos de María, que posteriormente se extraen y se almacenan en forma de placas.

De forma coloquial, se conoce al hachís por muchos nombres:

  • Jachís
  • Costo
  • Chocolate
  • Hueva
  • Hash
  • Polen
  • Bellota

Tipos de Marihuana

Existen 4 tipos de marihuana:

1. Cannabis Sativa: Es el tipo de marihuana más consumida mundialmente. Tiene un efecto estimulante y aumenta el apetito, a su vez es muy peligrosa porque puede desencadenar episodios psicóticos como las alucinaciones o esquizofrenia.

2. Cannabis Índica: Este tipo de Marihuana proviene de Asia. Generalmente relaja el cuerpo, por lo que es muy utilizada para tratar el dolor (cannabis medicinal).

3. Cannabis Ruderalis: A veces también se emplea para cuestiones medicinales, aunque dispone de efectos relajantes.

4. Cannabis Híbrida: Es el resultado del cruce de distintos tipos de cannabis. Sus efectos pueden ser muy diferentes en función de la combinación.

Breve historia de la marihuana

cannabis dejar de fumar marihuana 3

Antes de profundizar en los efectos y dependencia del cannabis, vamos a hablar brevemente sobre la historia de esta sustancia.

Por lo que sabemos, la planta evolucionó en Asia, y ahí es donde se dieron los primeros usos.

Se han encontrado muestras del uso de la planta de hace más de 5000 años (se le atribuye más antigüedad todavía), en asentamientos europeos y asiáticos. Se ha utilizado para diferentes finalidades, tanto terapéuticas como para rituales espirituales de todo tipo (cada cultura le daba unos usos y significados algo diferentes).

Los chamanes de distintas religiones y culturas quemaban flores de cannabis para inducir a los presentes a un estado de trance y llevar a cabo sus rituales, y alcanzar así «estados elevados» que asociaban a sus deidades y espíritus. Lo entendían como una puerta a otros mundos.

Hace unas cuantas décadas se popularizó su uso en las sociedad occidentales como forma de ocio, más allá de los terapéutico o lo espiritual.

¿Cómo cambia el cerebro la marihuana?

cannabis cambia cerebro efectos dejar de fumar

La marihuana te cambia el cerebro.

Y es a peor.

Te cuento porqué.

El esfuerzo y la persistencia pueden no ser suficientes si uno no entiende lo que la marihuana hace al cerebro. Al comprender esto, uno puede empezar a dar los pasos para dejar de fumar porros.

El tetrahidrocannabinol (THC), es el compuesto químico responsable de los efectos del cannabis también se le llama principio activo). Altera el funcionamiento del cerebro interactuando con los receptores cannabinoides de este, alterando sus funciones más allá de lo natural.

El THC es lo que causa el «subidón» que la gente experimenta al consumir derivados de la marihuana. Ese es el principio activo.

Las sensaciones producidas son en general placenteras, se podría resumir en «expansión sensorial», ya que muchas sensaciones se intensifican (tanto agradables como desagradables). Los colores se perciben más brillantes, la música llama más la atención, uno se puede quedar fascinado por la forma de objetos cotidianos, etc.

Por cierto, igual te interesa este otro artículo:

Efectos a corto plazo del cannabis

¿Cuáles son los efectos de la marihuana a corto plazo?

Cuando consumes cannabis, (en cualquier de sus formas y derivados) el THC y otros componentes químicos de esta planta pasan de los pulmones al torrente sanguíneo, llegando así al resto del cuerpo.

A corto plazo, normalmente en menos de 30 minutos o una hora, las personas suelen experimentar relajación o euforia, aunque en ocasiones también sensaciones de angustia o miedo.

Mucha gente que continúa fumando seguidamente porque experimentan a menudo la desinhibición y los efectos positivos en el estado de ánimo.

No obstante, cuando la dosis es demasiado alta, los efectos secundarios de la marihuana pueden incluir percepciones sensoriales alteradas, miedo, desconfianza, paranoia y pánico.

De hecho, en algunos casos se puede caer en un estado de psicosis aguda (pérdida del contacto con la realidad), que a veces requiere de hospitalización.

A lo pocos de minutos de haber fumado, también aumentan exponencialmente las probabilidades de tener fallos cardíacos o respiratorios.

Si has fumado marihuana, a lo mejor recuerdas los angustiosos minutos en que el pulso cardíaco se aceleraba, te daba taquicardia y se juntaba con pensamientos paranoicos muy desagradables.

Al fumar, la presión arterial aumenta y la capacidad de la sangre para transportar el oxígeno en la sangre disminuye.

Y si fumas, una verdad muy incómoda de reconocer es que serás más propenso a tenner problemas cardiovasculares, bronquitis crónica o infecciones respiratorias. O todo a la vez.

Resumiendo, los efectos del cannabis a corto plazo:

  • Desinhibición
  • Percepción sensorial intensificada
  • Risas descontroladas
  • Sensaciones de angustia y miedo
  • Pensamientos paranoicos
  • Relajación
  • Sensación de hambre
  • Mareos
  • Taquicardias
  • Respiración pesada
  • Dificultad para pensar
  • Pérdida de coordinación motriz

No, no todo es diversión

Por cierto, si  quieres dejar los porros, he ayudado ya a bastante gente a conseguirlo:

¿Cuánto tiempo dura el efecto de la marihuana? ¿Cuánto dura el efecto de un porro?

El THC deja KO al cerebro en pocos minutos, y los efectos pueden durar entre 1 y 3 horas, si fumado. Si se ingiere la marihuana (comiéndola, en forma de galletas, spacecakes, etc) suele tardar 1 o 2 horas en hacer efecto, y los efectos pueden alargarse hasta 4 u 8 horas.

Por cierto, igual te interesa este otro artículo:

Efectos a largo plazo del cannabis

Por muy divertidos que sean los efectos de la marihuana en un principio, suelen ser peligrosos.

Un usuario que fuma todos los días, o que ha estado fumando durante un largo período de tiempo, tendrá más dificultades para decir simplemente “no” a la invitación a fumar o a la idea de fumar.

También se ha apreciado que los efectos de la marihuana tienen un componente neurotóxico, sobre todo en los adolescentes. Estos cambios a nivel cerebral provocan deficiencias cognitivas e incrementan el riesgo de padecer trastornos psiquiátricos, como ataques de pánico o psicosis.

Sin embargo, los efectos del cannabis no se limitan al plano físico. Cuando la persona desarrolla una dependencia, su área de intereses se va restringiendo, de manera que experimentará cada vez una menor satisfacción con la vida. También es común que comience a tener problemas de pareja y/o familiares, así como dificultades en el trabajo.

Además, el consumo continuado de marihuana y derivados hará que seas más propenso a sufrir falta de motivación, y estados de pasividad, indiferencia, y pérdida de interés por las actividades cotidianas.

La persona se vuelve apática, perezosa y pierde su energía. Cualquier tarea que demande cierto esfuerzo o una atención prolongada representará un enorme desafío.  De ahí viene la expresión «quedarse tirado».

La persona experimenta un deterioro cognitivo caracterizado por problemas de memoria, pérdida de la capacidad para concentrarse y dificultades para centrar la atención. Estos efectos pueden prolongarse por meses o años después de que la persona haya dejado de consumir, la recuperación cognitiva puede ser muy lenta.

Oye, igual te interesa este otro artículo:

¿Cuáles son los efectos de la marihuana a largo plazo?

Resumiendo, los efectos a largo plazo más habituales de la marihuana son:

  • Pérdidas de memoria
  • Desmotivación
  • Dificultades de concentración
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Sintomatología psicótica (esquizofrénica)
  • Pensamientos paranoicos
  • Síndrome amotivacional
  • Fracaso académico o laboral, etc.

Adicción a la marihuana: ¿Es el cannabis realmente adictivo?

Psicológicamente hablando, el consumidor de cualquier droga sufre de un trastorno de salud mental que obliga a fumar como una forma de escapar de los problemas, arriesgándose a fumar en exceso y abusar del consumo.

De la misma manera que algunas personas beben alcohol para hacer frente al estrés del día a día.

La adicción al cannabis es cada vez más habitual, y desde hace tiempo están aumentando el número de demandas de personas que buscan tratamiento para dejar los porros, la marihuana y otros derivados de esta sustancia.

Como con el resto de drogas, cuanto más se acostumbra alguien a estar drogado con marihuana, más se convence la persona de que necesita seguir consumiendo para sentirse bien, poder disfrutar de la vida, o simplemente ser capaz de funcionar con cierta normalidad.

¿Te suena de algo?

Sí, estamos hablando de adicción.

Otro aspecto básico de las adicciones es que después de un consumo continuado de una determinada sustancia, la mayoría de las personas terminan desarrollando tolerancia, que es la resistencia química que desarrolla el cuerpo para protegerse del exceso.

Entonces, la persona tiene que aumentar las dosis consumidas para experimentar los mismos efectos que antes. Por lo que progresivamente aumenta el consumo, así como los problemas.

Es decir, al principio fumas algún porro de vez en cuando te lo pasas bien y ya está.

Pero con el tiempo uno termina fumando más y más y más, y siente que nunca se termina de quedar satisfecho del todo.

La marihuana causa amnesia… y otras cosas que no recuerdo.”

(Woody Allen)

El impulso que viene del THC y que activa los receptores cannabinoides es diferente a cualquier otra forma de placer, hasta el punto en que drogarse termina teniendo prioridad sobre todo lo demás.

Los intentos de dejar de fumar la hierba suelen cortos e inútiles, dándose muchas recaídas, y la consiguiente frustración, sensación de fracaso y vergüenza. Esto suele hacer creer a la persona que nunca será realmente capaz de dejarlo, y muchas se terminan rindiendo y resignándose a «necesitar» la marihuana el resto de sus días.

Es cierto que la tolerancia del cuerpo hacia la droga cambia deprisa, por lo que si se deja de fumar durante tan solo unos pocos días, el efecto del siguiente porro será tan intenso que uno no tendrá ganas de consumir tanto como antes (es probable que aquí la persona sufra los efectos a corto plazo más desagradables).

Esto facilitará la reducción progresiva del consumo, pues la persona poco a poco puede ir asociando aversión hacia los canutos.

El tiempo que se pasa sin fumar suele traducirse en un desagradable síndrome de abstinencia, los cuales, según los expertos, pueden presentarse en forma de de agitación y ansiedad, así como otros síntomas físicos como fiebre, sudores, temblores y cansancio.

Te puede interesar mucho este artículo:

La mayoría de fumadores de marihuana también son Adictos al Tabaco

dejar de fumar tabaco marihuana cannabis porros cigarro

Usemos la cabeza, por favor.

Si estás mezclando tabaco con las chinas, estás fumando también tabaco.

Sí, estarás consumiendo menos tabaco que con los cigarrillos, pero estás fumándolo. Por tanto, también has desarrollado adicción a la nicotina.

¿Y sabes porqué tanta gente sigue enganchada a los porros? Porque se han hecho adictos a la nicotina, y no lo saben.

Si eres de esas personas, esto te interesa:

¿Quieres dejar la Marihuana? 🌿🌿
Te cuento cómo (solo para suscriptores)
Igual te mola lo que te mando por email 😉

Falsos mitos sobre el cannabis

❌ La marihuana es inofensiva

FALSO: muchas personas etiquetan la marihuana como una droga «ecológica» o «natural». Es como lo que pasa con los productos «bajos en grasas». Al ponerles una etiqueta así, caemos en una error de atribución, dando por sentado que el producto es «totalmente sano» por ser un poquito menos insano que otros.

La verdad es que la mayoría de productos con esas etiquetas son tan o más tóxicos que el resto que no llevan esa etiqueta.

❌ Es más sano que fumar tabaco

FALSO: esto es como la falacia de que beber vino es bueno para la salud cardíaca, cuando en realidad los efectos potencialmente positivos que algunas sustancias del vino caen por su propio peso ante los efectos negativos del alcohol del vino.

El cannabis tiene efectos muy peligrosos, y su consumo continuado puede anular completamente cualquier efecto positivo, por su exceso. Además, mucha gente que fuma porros, se hace estos con tabaco también.

❌ No puedes perder el control fumando marihuana

FALSO: sí que puedes. Casi todos los días veo gente en mi consulta de psicoterapia que están teniendo problemas. Mirar hacia otro lado no hará que los riesgos desaparezcan. El auto-engaño es el peor efecto de cualquier droga.

cannabis como dejar de fumar marihuana porros

Beneficios de dejar de fumar marihuana

¿Cuáles son las principales razones para dejar los porros? ¿Porqué debería dejar la marihuana?

  • No te da más disfrute, te lo quita
  • Hueles mal
  • Tu vida termina girando alrededor de una planta
  • Hablas lento y tus amigos te lo notan y se ríen de ti a tus espaldas
  • Te cuesta pensar y concentrarte como antes
  • Te gastas dinero que podrías gastarte en otras cosas
  • Se convierte en tu único entretenimiento

10 Consejos para Dejar de Fumar Porros

Y ahora, unos consejos generales para dejar de fumar porros.

No olvides que ningún consejo genérico de internet puede sustituir un tratamiento personalizado con un psicólogo especializado en adicciones.

1. Rompe los mitos y creencias erróneas: investiga

Una de las principales razones por las que la gente se queda enganchada a los porros es su ignorancia.

¿Y la solución para la ignorancia? No es enfadarte contigo mismo ni sentir vergüenza, sino hacer algo para remediarlo.

Lee, investiga, desmonta los mitos que te tenían enganchado a los porros y que solo beneficiaban a tu camello.

2. Deja otras drogas, o al menos reduce su consumo

Es muy común que asociemos el consumo de unas sustancias a otras por tomarlas juntas (policonsumo).

Si te acostumbraste, por ejemplo, a fumar después de unas cervezas, dejar de beber te ayudará a cortar tu patrón de consumo habitual.

3. Hazte una rutina, y cúmplela aunque no tengas ganas

Lo peor que puedes hacer es quedarte en el pozo. No confíes en fórmulas mágicas, salir de esto requiere algo de disciplina, o al menos ir caminando despacio en la dirección correcta.

Vuelve a retomar poco a poco las actividades y relaciones que abandonaste por culpa de los porros.

4. Haz ejercicio

La actividad física te hará sentirte mejor contigo mismo, segregarás endorfinas y drogas naturales que harán que poco a poco dejes de echar de menos los mareos de los porros.

Genera reforzadores sanos en tu vida, así como tu salud.

5. Haz actividades mentales

Para paliar o contrarrestar el deterioro cognitivo provocado por los canutos. Sudokus, crucigramas, puzzles, algún proyecto que tenías aparcado… re-activa tu cerebro y volverás a ser la persona de antes.

6. No fumes tabaco de liar

Liar cigarros de tabaco te recordará a liar porros. Así que corta con eso ya.

  • Por cierto, si también fumas tabaco, puedo ayudarte a dejar de fumar

7. Mejora tu alimentación

De la misma manera que con el ejercicio, si vuelves a una dieta equilibrada, tu cuerpo se recuperará de la adicción y sentirás muchas menos ganas de consumir (además de vivir más años y mejor, que tampoco está nada mal).

Una fuente muy fiable de información sobre alimentación es el gran nutricionista Julio Basulto.

8. Pide ayuda a tu familia

No podrán ayudarte si tú no se lo pides. Si os habéis enemistado porque estaban en contra de tu consumo, nunca es tarde para arreglar las cosas y reconstruir vuestra relación. Sin drogas de por medio.

9. Deshazte de cosas que te recuerden a los porros

Cachimbas, camisetas de fumetas, chorradas que comprases en festivales… Cosas que ya no necesitas y que solo te recordarán a tu vida anterior cuando eso era el centro de tu vida.

Ya no las necesitas, así que un gesto muy poderoso puede ser deshacerte de toda esta parafernalia y merchandising.

10. Pide ayuda a un especialista

La fuerza de voluntad sola no suele ser suficiente. Habla con un profesional para que te ayude a dar los mejores pasos en función de tu caso.

Quizás te interesa este otro artículo:

Psicólogo Especialista en Adicciones en Valencia

Si tú o un familiar necesitáis ayuda para dejar los porros, puedo ayudarte mediante terapia en mi consulta de Valencia, o mediante terapia online.

Por cierto, si lo que quieres es dejar la marihuana, sé bastante bien cómo hacerlo:

¿Quieres dejar la Marihuana? 🌿🌿
Te cuento cómo (solo para suscriptores)
Igual te mola lo que te mando por email 😉
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 14 Promedio: 4.2)

Un penique por tus pensamientos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.