Saltar al contenido

▷▷ Tratamiento Psicológico para Dejar el Alcohol

tratamiento psicológico para dejar de beber alcoholismo
¿De qué hablo en este artículo?

Tratamiento Psicológico para el Alcoholismo

El tratamiento psicológico del alcoholismo suele incluir una combinación de terapia y estrategias de apoyo.

La terapia se centra en ayudar a las personas a identificar y cambiar sus patrones de conducta y pensamiento, e ir cambiándolos poco a poco hasta superar el alcoholismo. La terapia psicológica más recomendada es la terapia cognitivo-conductual

Otro enfoque común es la terapia motivacional, que se centra en ayudar a las personas a desarrollar una motivación interna para dejar el alcohol y tomar decisiones coherentes para lograrlo.

La terapia familiar también puede ser beneficiosa, ya que el alcoholismo tiene un impacto significativo en las relaciones y en el sistema familiar como tal. La terapia familiar ayuda a todos a comprender mejor la enfermedad y cómo apoyar al miembro de la familia que está tratando de dejar el alcohol.

Además de la terapia, el tratamiento psicológico del alcoholismo también puede incluir estrategias de apoyo como el apoyo de grupos de recuperación, como Alcohólicos Anónimos (AA), y la medicación para tratar los síntomas físicos y psicológicos relacionados del síndrome de abstinencia del alcohol.

Es importante recordar que cada persona es diferente, y el tratamiento del alcoholismo debe adaptarse a las necesidades y circunstancias individuales de cada persona. Por tanto, es importante que el tratamiento sea personalizado, y que se adapte a las necesidades individuales del paciente (es decir, la terapia individual es lo mejor).

También puede interesarte: 7 signos de alcoholismo

¿Cómo tratar el alcoholismo desde la psicologia?

La psicología ayuda a las personas a dejar el alcohol centrándose en:

  • Entender las causas de la adicción
  • Identificar las creencias e ideas distorsionadas que promueven la dependencia del alcohol
  • Cambiar los hábitos de la persona y su estilo de vida
  • Ayudar a la persona a volver a disfrutar de la vida sin alcohol
  • Prepararse para evitar las recaídas (o a recuperarse rápido de ellas)

Te puede interesar: Las 4 fases del alcoholismo

¿Cuál es la mejor terapia para el alcoholismo?

La mejor terapia para el alcohol es sin duda la terapia cognitivo-conductual. La mayoría de tratamientos psiquiátricos (con psicofármacos) se quedan cortos porque no ayudan a la persona a cambiar sus hábitos y su forma de ver el mundo (la dependencia al alcohol)

Terapia Cognitivo-Conductual para el Alcoholismo

La Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) es un enfoque psicológico altamente efectivo para tratar el alcoholismo. La TCC se centra en cambiar los pensamientos y comportamientos negativos asociados con el alcoholismo, y es una de las terapias más utilizadas en los tratamientos para dejar el alcohol.

La base teórica de la TCC para el alcoholismo se centra en la idea de que nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos están interrelacionados. La TCC sostiene que nuestros pensamientos negativos pueden llevar a sentimientos y comportamientos negativos, y que estos a su vez pueden perpetuar el ciclo de dependencia del alcohol.

La TCC para el alcoholismo se centra en identificar y cambiar los patrones de pensamiento negativos que contribuyen a la dependencia del alcohol.

Por ejemplo, una persona que sufre de alcoholismo puede tener pensamientos negativos como «no puedo manejar el estrés sin alcohol» o «no tengo ningún control sobre mi consumo de alcohol». Estos pensamientos negativos pueden conducir a sentimientos de desesperanza y pérdida de control, lo que a su vez puede llevar a comportamientos relacionados con el alcoholismo.

La TCC trabaja para reemplazar estos pensamientos negativos con pensamientos más positivos y realistas.

Por ejemplo, una persona puede aprender a decirse a sí misma «puedo manejar el estrés de otras maneras» o «puedo dejar de beber alcohol si evito ciertos ambientes o cuento con ayuda». Estos nuevos pensamientos pueden ayudar a reducir la ansiedad y la tensión asociadas con el alcoholismo, y pueden ayudar a la persona a tomar decisiones más saludables en relación al consumo de alcohol.

La TCC también incluye técnicas para ayudar a las personas a afrontar y superar los desafíos relacionados con dejar el alcohol. Estas técnicas pueden incluir el aprendizaje de habilidades de afrontamiento, la planificación de la prevención de recaídas y reforzar su red de apoyo (familia, pareja, amigos, etc).

En resumen, la base teórica de la TCC para el alcoholismo se centra en la idea de que nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos están interrelacionados, y que los patrones de pensamiento negativos pueden contribuir a la dependencia del alcohol. La TCC se centra en identificar y cambiar estos patrones de pensamiento negativos y ofrecer nuevas estrategias de afrontamiento para el día a día.

Te puede interesar: Cómo dejar de beber alcohol (8 consejos útiles)

Estrategias de afrontamiento y mantenimiento a largo plazo

Una vez que se ha logrado dejar el alcohol, es importante seguir trabajando en las estrategias de afrontamiento y mantenimiento a largo plazo para prevenir las recaídas. La TCC ofrece varias estrategias eficaces para ayudar a las personas a mantenerse sobrias a largo plazo.

Una estrategia es aprender habilidades de afrontamiento del estrés, como la relajación, la meditación y la técnica de respiración diafragmática, para ayudar a manejar el estrés y las emociones difíciles de manera efectiva sin recurrir al alcohol.

Otra estrategia es el trabajo con los pensamientos distorsionados. En la TCC, es importante identificar y cambiar los patrones de pensamiento negativos que pueden conducir a la recaída, como pensar que no podrás manejar situaciones difíciles sin alcohol o que nunca podrás disfrutar de la vida sin él.

Por cierto, descárgate esta guía si quieres profundizar en ese tema:

Guía para Calmar los Pensamientos Negativos

También es esencial identificar las situaciones de riesgo que pueden provocar recaídas. Estas pueden incluir situaciones sociales en las que se utiliza comúnmente el alcohol, o momentos de estrés o emoción. Una vez identificadas estas situaciones, se pueden planificar estrategias específicas para manejarlas de manera efectiva.

En la TCC también se trabaja para reforzar las redes de apoyo de la persona. Esto puede incluir amigos y familiares que apoyen la sobriedad, así como unirse a un grupo de apoyo para personas que han dejado el alcoholismo.

Es importante recordar que el mantenimiento de la abstinencia a largo plazo es un proceso continuo y que las recaídas son parte del proceso. Es normal sentir frustración, pero es importante enfocar las recaídas de manera proactiva, identificar las causas y hacer cambios para evitarlas en el futuro (aprender de nuestros errores).

Artículo relacionado: ¿Qué pasa cuando dejas de beber alcohol?

Cómo prepararse para dejar el alcohol

Dejar el alcohol puede ser un desafío, pero es posible si te preparas bien y cuentas con apoyo. A continuación te doy algunas sugerencias para prepararte para dejar el alcohol:

  1. Haz una lista de los motivos por los que quieres dejar de beber: Escribir puede ayudarte a mantenerte centrado y motivado durante el proceso de dejar el alcohol.
  2. Pide cita con un psicólogo de adicciones: hará evaluación de tu caso y te recomendará las mejores pautas a seguir
  3. Identifica las situaciones de riesgo (y evítalas): Piensa en las situaciones en las que tiendes a beber (como eventos sociales o situaciones de estrés) y piensa en formas de evitarlas o manejarlas de manera efectiva sin recurrir al alcohol. Por ejemplo, si quieres dejar de beber, meterte en un bar un sábado por la noche no es una idea inteligente.
  4. Busca apoyo de tus seres queridos: las adicciones son problemas difíciles de superar a solas, así que deja a un lado la vergüenza o el orgullo y pide ayuda a tu familia, pareja, amigos…
  5. Prepara un ambiente libre de alcohol: tira a la basura todas las bebidas alcohólicas de tu casa, y evita los lugares donde se sirva alcohol (al menos durante las primeras semanas). Si no puedes evitar esos lugares, ve acompañado de alguien que sepa que no debes beber.
  6. Cuida tu cuerpo y mente: haz ejercicio, come sano y haz cosas que te relajen y te ayuden a sentirte bien contigo mismo.
  7. Sé realista: dejar el alcohol NO es fácil, y las recaídas son parte del camino. Ten eso en cuenta y no te tortures con mensaje del tipo «soy débil» o «no tengo fuerza de voluntad», porque no sirven para nada ni te ayudarán a dejar de beber. Aprende de tus errores y pide ayuda a tu alrededor.

Recuerda que cada persona es diferente y cada caso es un mundo. Estas son sugerencias generales que hay que adaptar a cada persona. Lo mejor es consultar tu caso con un profesional para que te aconseje en función de tus necesidades.

¿Cómo quitar la ansiedad para dejar de tomar alcohol?

Existen varias técnicas de relajación que pueden ayudar a reducir la ansiedad y el estrés, y así facilitar el proceso de dejar el alcohol. Algunas de estas técnicas incluyen:

  1. Meditación: La meditación puede ayudar a reducir los niveles de ansiedad y estrés, y a mejorar la atención y la concentración. Puede ser beneficioso practicar meditaciones guiadas específicas para la reducción del ansiedad y del estrés.
  2. Técnica de respiración diafragmática: Esta técnica consiste en respirar profundamente y lentamente, llenando la barriga y expulsando todo el aire, y es especialmente útil para reducir el estrés y la ansiedad rápidamente
  3. Técnicas de visualización: consiste en crear imágenes mentales de un lugar o situación relajante para reducir el estrés y la ansiedad.

Es importante practicar estas técnicas regularmente para sacarles todo el partido (tu psicólogo te enseñará a adaptarlas a tu caso).

Artículo relacionado: ¿Puedes beber cerveza «sin alcohol» si tienes alcoholismo?

¿Cómo salir de la depresión por alcoholismo?

Existe una estrecha relación entre la depresión y el alcoholismo, y se pueden influir mutuamente. La depresión puede llevar a las personas a buscar consuelo en el alcohol, a recurrir al alcohol como una forma de aliviar los síntomas, y el alcoholismo puede empeorar los síntomas de depresión.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo caracterizado por una tristeza persistente, pérdida de interés en las actividades cotidianas, y cambios en el apetito, el sueño y la energía. La depresión también puede causar sentimientos de ansiedad y desesperanza.

Tanto el alcoholismo como la depresión son problemas psicológicos complejos, y es esencial trabajar con un profesional de la salud mental (evaluará tu caso y te ayudará a establecer objetivos).

¿Se puede dejar el alcohol sin ayuda?

Es cierto que algunas personas consiguen dejar el alcohol sin ayuda, pero en la gran mayoría de los casos es recomendable buscar ayuda profesional. El alcoholismo es una enfermedad crónica y compleja, y dejar el alcohol puede ser difícil y puede haber recaídas.

Sin ayuda, superar los desafíos relacionados con la abstinencia del alcohol, como los síntomas de abstinencia, la ansiedad y la depresión puede ser especialmente difícil (sobre todo si se tienen ideas irracionales sobre el alcohol y la ansiedad).

Por cierto, si necesitas ayuda para dejar el alcohol, pincha aquí abajo y te explicaré cómo dar los primeros pasos:

Cómo Dejar el Alcohol

Cómo apoyar a un ser querido que está tratando de dejar el alcohol

¿Qué hacer si tu pareja tiene alcoholismo? Aquí van 5 consejos básicos:

  1. Escucha de forma activa, muestra comprensión y empatía
  2. No juzgues ni critiques: esto puede alejarla de ti y hacer más difícil el proceso de recuperación. Nadie elige sufrir una adicción.
  3. Ofrece apoyo: ayúdala a encontrar recursos y herramientas para dejar el alcoholismo, anímale a centrarse en la búsqueda de soluciones
  4. Comunica tus límites: nadie te obliga a ser Superman o Superwoman. No tienes por qué poder con todo. Tienes todo el derecho del mundo a decir «no sé gestionar esto» y hablar de ello.
  5. Ayuda a la persona a mantenerse ocupada y centrada en su salud: Ayuda a la persona a mantenerse ocupada y involucrada en actividades saludables, como el ejercicio, las actividades al aire libre, las reuniones de su grupo de apoyo, las sesiones de terapia, etc. Esto le ayudará a mantener la mente lejos del consumo de alcohol.

Te puede interesar: Cómo es el comportamiento de un alcohólico con su pareja

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)