Saltar al contenido

▷▷ ¿Cómo Funciona la Mente de un Adicto?

como funciona la mente de un adicto
¿De qué hablo en este artículo?

¿Cómo piensa una persona adicta?

La adicción puede afectar la forma en que una persona piensa, siente y actúa. A menudo, las personas adictas tienen pensamientos obsesivos sobre obtener y usar la sustancia o comportamiento adictivo, y pueden sentir una gran necesidad de consumir inmediatamente (y a cualquier precio).

También pueden tener dificultades para controlar sus conductas y pueden continuar usando la sustancia o comportamiento adictivo a pesar de las consecuencias negativas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la adicción es una enfermedad compleja y que cada persona experimenta de manera diferente.

¿Qué es lo que siente un adicto?

Las personas adictas pueden experimentar una variedad de emociones y sentimientos. Algunas de las emociones y sentimientos comunes que pueden experimentar incluyen:

  • Ansiedad: Las personas adictas pueden sentir ansiedad debido a la abstinencia o debido a la preocupación de no poder obtener la sustancia o comportamiento adictivo.
  • Depresión: La adicción puede causar depresión debido a la pérdida de relaciones, empleo, salud y otros aspectos de la vida.
  • Vergüenza: Las personas adictas pueden sentir vergüenza debido a sus acciones y a cómo la adicción ha afectado sus vidas (sobre todo con las recaídas y la pérdida de control)
  • Culpa: Pueden sentir culpa debido a las acciones que han tomado para obtener la sustancia o comportamiento adictivo y a las consecuencias negativas que han causado. Por ejemplo, muchas personas con adicciones se sienten culpables por todo el dinero que han perdido, el tiempo mañgastado, las recaídas o por el sufrimiento de sus familias al verles.

Es importante señalar que cada persona experimenta la adicción de manera diferente y que estos sentimientos y emociones pueden variar de persona en persona.

¿Qué ocurre en la mente de un adicto?

  • Cambios en el sistema de recompensas del cerebro
  • Pérdida de la motivación (por cosas ajenas a la conducta adictiva)
  • Problemas en la toma de decisiones
  • Miedo a dejar de consumir (síndrome de abstinencia)

La adicción es una enfermedad compleja que afecta tanto a la mente como al cuerpo. Cuando una persona se convierte en adicta a una sustancia o comportamiento, su cerebro se adapta a la presencia de esa sustancia o comportamiento, cambiando la manera en que funciona.

En la mente de un adicto, se produce una serie de cambios en el cerebro que pueden contribuir a la adicción.

Uno de los principales cambios se produce en el sistema de recompensa del cerebro, que es responsable de la sensación de placer. La sustancia o comportamiento a la que se es adicto libera una gran cantidad de dopamina, un neurotransmisor relacionado con la recompensa y el placer, en el sistema de recompensa del cerebro.

Con el tiempo, el cerebro se adapta a esta gran cantidad de dopamina y necesita más para sentir el mismo nivel de placer. Esto lleva a un aumento de la tolerancia y la necesidad de consumir más de la sustancia o comportamiento para obtener los mismos efectos.

Otro cambio se produce en el sistema de aprendizaje y memoria, donde se asocia la sustancia o comportamiento con el placer y la recompensa, lo que lleva a una mayor probabilidad de uso recurrente.

La adicción también se relaciona con cambios en la estructura y función de áreas del cerebro relacionadas con la motivación, el control del comportamiento, el juicio y la toma de decisiones, lo que dificulta a las personas con problemas de adicción dejar de consumir la sustancia o comportamiento.

Es importante tener en cuenta que la adicción es un problema complejo, y estos cambios en el cerebro pueden variar de persona a persona. Además, la adicción puede coexistir con otras enfermedades mentales, como ansiedad, depresión, trastorno bipolar, entre otros, lo cual hace que el tratamiento sea más complejo (patología dual).

¿Cuánto tarda el cerebro en recuperarse de una adicción?

La recuperación del cerebro de una adicción puede llevar tiempo y varía de persona en persona. El tiempo necesario para recuperarse puede depender de varios factores, como el tipo de sustancia o comportamiento adictivo, la duración y la gravedad de la adicción, y la presencia de otros problemas de salud mental.

La recuperación de los daños cerebrales de la adicción puede comenzar en las primeras etapas de dejar de usar la sustancia o comportamiento adictivo, pero puede llevar varios meses o años para que el cerebro vuelva completamente a su estado normal.

Por ejemplo, en el caso del alcohol y otras drogas, los sistemas neurológicos y hormonales del cerebro pueden tardar muchos años en volver a la normalidad después de dejar el consumo (y algunos daños neurológicos son irreversibles)

Es importante señalar que la recuperación no es un proceso lineal y puede haber momentos de recaída. La terapia y la asistencia médica pueden ayudar a la persona a manejar estos desafíos y apoyar en la recuperación a largo plazo.

La mayoría de personas que superan una adicción deben mantenerse alerta el resto de sus vidas, porque si prueban la sustancia o conducta adictiva, pueden volver a caer en sus patrones tóxicos del pasado (aunque llevasen años sin consumir).

¿Cómo se comporta un drogadicto con su familia?

El comportamiento de una persona con problemas de adicción con su familia puede variar según la sustancia o comportamiento al que esté adicto y su nivel de adicción. Sin embargo, algunos comportamientos comunes que pueden observarse en una persona con problemas de adicción con su familia incluyen:

  • Secretismo: Una persona con problemas de adicción puede ser reacia a hablar sobre su adicción con su familia y puede ser muy cuidadosa en ocultar su uso de sustancias o comportamientos.
  • Negación del problema: Una persona con problemas de adicción puede negar tener un problema y puede minimizar la gravedad de su situación.
  • Mentiras: Una persona con problemas de adicción puede mentir a su familia acerca de su uso de sustancias (ocultar el consumo o mentir sobre las cantidades o la frecuencia del consumo), o acerca de dónde está o lo que está haciendo.
  • Cambios de humor bruscos: Una persona con problemas de adicción puede tener cambios de ánimo repentinos y puede ser irritable, retraída o agresiva, incluso maltratar física y psicológicamente a sus familiares o parejas
  • Problemas financieros: Una persona con problemas de adicción puede tener problemas financieros (especialmente en la ludopatía, en que pueden generar rápidamente deudas de varios miles de euros)
  • Negligencia: Una persona con problemas de adicción puede dejar de cumplir con sus responsabilidades familiares y laborales debido a su adicción.

Es importante tener en cuenta que el comportamiento de una persona con problemas de adicción puede ser difícil y estresante para su familia, y es importante que ellos también reciban apoyo y ayuda.

Hay varias cosas que no se deben decir nunca a una persona con problemas de adicción, algunas de ellas son:

  • «Si quieres puedes»
  • «Échale fuerza de voluntad»
  • «Es tu culpa que tengas esta adicción»
  • «Eres débil por no poder superarla»
  • «Deberías ser capaz de controlarlo»
  • «Tu adicción es una elección, no una enfermedad»

Es importante tener en cuenta que la adicción es una enfermedad compleja que puede tener causas múltiples, incluyendo factores biológicos, genéticos, ambientales y psicológicos. Es importante ser comprensivo, mostrar apoyo y ayudar a una persona con problemas de adicción a encontrar recursos de tratamiento adecuados.

Hacer reflexionar a una persona con problemas de adicción puede ser un desafío. Sin embargo, hay algunas maneras de abordar el tema y ayudar a esa persona a reflexionar sobre su situación:

  • Usa preguntas abiertas en lugar de hacer declaraciones directas. Por ejemplo, «¿Cómo te sientes acerca de tu adicción?» en lugar de «Eres un adicto.»
  • Escucha activamente y validar los sentimientos de la persona. Mostrar comprensión y empatía puede ayudar a la persona a sentirse más cómoda al hablar sobre su situación.
  • Ayuda a la persona a ver las consecuencias de su adicción en su vida. Esto puede incluir problemas financieros, problemas de salud, problemas familiares y problemas laborales.
  • Ayuda a la persona a ver alternativas y buscar soluciones. A menudo, las personas con problemas de adicción no ven una salida a su situación, así que ayudarles a ver las opciones de tratamiento y apoyo disponibles puede ayudarles a reflexionar sobre su situación.

Es importante tener en cuenta que cada persona es única, y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Es importante ser paciente y respetuoso, y trabajar en colaboración con la persona para encontrar una solución que funcione para ella.

¿Necesitas un psicólogo especialista en adicciones?
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)