Saltar al contenido

▷▷ ¿Qué Hace un Psicólogo Especialista en Adicciones?

psicólogo especialista en adicciones
¿De qué hablo en este artículo?

¿Qué es un psicólogo especialista en adicciones?

Un psicólogo especialista en adicciones es un profesional de la salud mental que se especializa en el tratamiento de personas con problemas de conductas adictivas (consumo de drogas y conductas compulsivas).

Estos profesionales utilizan una variedad de técnicas terapéuticas para ayudar a las personas a superar sus adicciones y mejorar su calidad de vida. Pueden trabajar en hospitales, clínicas de tratamiento de adicciones, programas de rehabilitación, etc.

¿Qué hace un psicólogo especialista en adicciones?

Algunas de las tareas comunes que realizan los psicólogos especialistas en adicciones incluyen:

  1. Evaluación de pacientes: los psicólogos especialistas en adicciones realizan entrevistas y pruebas para evaluar el nivel de adicción de un paciente y determinar el mejor plan de tratamiento.
  2. Terapia individual: Los psicólogos especialistas en adicciones trabajan con pacientes individualmente para ayudarles a entender su problema y aprender estrategias para evitar el consumo de drogas o conductas adictivas.
  3. Terapia grupal: También pueden trabajar con grupos de pacientes que comparten una adicción similar para ayudarles a apoyarse entre sí y superar sus problemas.
  4. Asesoramiento a familiares: Pueden brindar asesoramiento y apoyo a los familiares de las personas con adicciones para ayudarles a entender y manejar mejor el problema.
  5. Prevención y psico-educación: Pueden brindar información y recursos para prevenir el desarrollo de adicciones y promover estilos de vida saludables.
  6. Trabajar en equipos multidisciplinares: Los psicólogos especialistas en adicciones trabajan en equipo con otros profesionales de la salud mental y médicos para brindar tratamientos integrales, pues los casos de adicciones pueden ser muy complejos.

¿Un psicólogo puede ayudar a dejar las drogas?

La adicción a las drogas no es solo un problema físico, sino también un problema emocional y social. Un psicólogo especialista en drogadicción puede ayudarte a identificar y tratar los problemas subyacentes que pueden llevar a la adicción, como el estrés, la ansiedad, la depresión y los problemas de autoestima (solo así se evitarán las recaídas).

¿Cómo ayuda un psicólogo a un drogadicto?

Los psicólogo especialistas en adicciones ayudan a la gente a:

  • Entender las causas de su adicción
  • Evitar el consumo y conseguir la abstinencia lo antes posible
  • Superar el síndrome de abstinencia sin tener recaídas
  • Aprender a lidiar con la ansiedad y los problemas emocionales sin usar drogas

Tipos de adicciones

Estos son los principales problemas que tratan los psicólogos especialistas en adicciones:

  1. Adicción al alcohol (alcoholismo)
  2. Adicción al tabaco
  3. Adicción a la marihuana
  4. Adicción a la cocaína
  5. Adicción al juego (ludopatía)

¿Qué tipos de terapias existen para tratar las adicciones?

La terapia individual, la terapia familiar y la terapia de grupo son los tres enfoques principales para tratar las adicciones.

  1. Terapia individual: En esta forma de terapia, el paciente trabaja con un psicólogo individualmente para abordar las causas subyacentes de su adicción y desarrollar estrategias para superarla. El terapeuta puede utilizar enfoques como la terapia cognitivo-conductual, la terapia motivacional y la terapia centrada en soluciones
  2. Terapia familiar: La terapia familiar se centra en mejorar las relaciones y la dinámica familiar para ayudar a la persona con adicción a superar su problema. El terapeuta trabaja con los miembros de la familia para ayudarles a comprender y manejar mejor la adicción del paciente, y para desarrollar estrategias para apoyar al paciente en su recuperación.
  3. Terapia de grupo: La terapia de grupo se centra en trabajar con un grupo de personas que comparten una adicción similar para ayudarles a apoyarse entre sí y superar sus problemas. Los participantes pueden compartir sus experiencias, apoyarse mutuamente y recibir consejos y estrategias de otros que han enfrentado problemas similares. La terapia grupal puede ser especialmente efectiva para las personas que se sienten solas o aisladas debido a su adicción.

Cada uno de estos enfoques tiene sus propias ventajas y desventajas y un psicólogo especialista en adicciones puede ayudar al paciente a elegir el mejor enfoque para sus necesidades específicas.

Artículo relacionado: Los 12 pasos de Alcohólicos Anónimos

¿Cuál es el mejor tratamiento psicológico para las adicciones?

El mejor tratamiento psicológico para las adicciones es la terapia cognitivo-conductual (TCC). Es un enfoque terapéutico que se utiliza para tratar una variedad de problemas de salud mental, incluyendo las adicciones. La TCC se centra en identificar y cambiar los patrones de pensamiento y comportamiento negativos que contribuyen a la adicción.

En la TCC para tratar las adicciones, el terapeuta ayudará al paciente a identificar los pensamientos y creencias erróneas que contribuyen a su adicción, así como las situaciones o eventos que desencadenan el uso de sustancias o comportamientos compulsivos. Después, el terapeuta ayudará al paciente a reemplazar esos pensamientos y creencias erróneos con pensamientos y creencias más saludables.

La TCC también se enfoca en enseñar al paciente habilidades para manejar las emociones y las situaciones estresantes de manera más efectiva, y para evitar o manejar las situaciones que pueden desencadenar el uso de sustancias o comportamientos compulsivos.

En general, la TCC para tratar las adicciones se enfoca en ayudar al paciente a desarrollar habilidades para superar su adicción y mejorar su calidad de vida. También se enfoca en ayudar al paciente a desarrollar una mayor conciencia de sus pensamientos, emociones y comportamientos, y a aprender a manejarlos de manera más efectiva.

Artículo relacionado: Terapia online para adicciones

¿Cómo es el tratamiento psicológico para las adicciones?

Un buen tratamiento psicológico para adicciones constará de estos pilares:

  • Entender la adicción y los hábitos de consumo
  • Identificar las causas de la adicción en la vida de la persona
  • Aprender nuevas estrategias para lidiar con el estrés y la ansiedad en el día a día (y no necesitar el consumo)
  • Cambiar el estilo de vida para evitar el consumo
  • Aprender estartegias de prevención de recaídas

¿Qué es lo que hace cambiar a las personas cuando pretenden modificar alguna situación indeseable o problemática?

James Prochaska y Carlo Diclemente crearon un modelo para intentar comprender qué, cómo, cuándo y por qué cambian las personas.

A través de investigaciones enfocadas en estudiar el fenómeno del cambio intencional, desarrollaron su modelo transteórico, compuesto por estadios, procesos y niveles. Este modelo se usa como referencia para el tratamiento de las adicciones en todo el mundo.

Los estadios del cambio de Prochaska y DiClemente representan la dimensión temporal, es decir, cuándo cambia la gente. Al ayudar a alguien se debe considerar el momento particular en el que se encuentra.

Se postula que para lograr el cambio, una persona debe pasar por etapas bien definidas y predecibles, las cuales deben ser respetadas para facilitar el proceso.

Para alcanzar el éxito en el cambio, resulta fundamental saber en qué etapa se encuentra la persona con relación a su problema, con el fin de diseñar procedimientos específicos que se adecuen a cada sujeto.

En otras palabras, lo que se busca es la relación terapéutica y el tipo de intervención adecuados para cada persona dependiendo del estadio en que se encuentre.

1. Pre-contemplación

Básicamente, la persona no piensa que tenga un problema, no lo contempla. En esta fase es habitual que los familiares o la pareja o los amigos de la persona sean conscientes de los problemas, y que incluso hayan hecho llamadas de atención o advertencias.

Pero por unas razones o por otras, la persona no ve el problema (o no lo quiere ver).

En esta fase es muy habitual que tengamos que trabajar con muchas excusas y distorsiones cognitivas. La persona tendrá muy poca o ninguna conciencia de riesgo, y se tranquilizará a sí misma con pensamientos del tipo «todos mis amigos lo hacen», «mi mujer es una exagerada, lo que pasa es que no lo ha hecho nunca», o «siempre están encima mío, no pueden aguantar que me divierta»

Es probable que el paciente acuda a terapia por presión familiar, o incluso por alguna orden judicial; manifestando negación del problema y sin considerar realmente el cambio.

Esta es la fase con una mayor tasa de abandono del tratamiento, y el terapeuta tiene que trabajar con resistencia al cambio.

Es esencial trabajar la motivación de la persona para el cambio.

Un error muy habitual en terapia es el intentar avanzar en el proceso cuando la persona solo aporta razones «externas» para el cambio, como que su pareja le ha amenazado con el divorcio, o que va a ir a terapia para que sus padres estén tranquilos.

Hay que tener cuidado aquí, porque si la persona no conecta con motivaciones personales para el cambio, es probable que el proceso terapéutico se estanque en futuras fases. Aquí es importante sembrar para después recoger.

2. Contemplación

El sujeto ya es consciente de los problemas que le causan sus acciones y de las pérdidas que supone en su vida; acepta la realidad y decide que ya es hora de hacer algo al respecto. Ya sopesa las posibles soluciones, aunque vacila en cuanto al momento de iniciar el cambio, dudando aún sobre sus beneficios.

Cuando la persona es plenamente consciente y sincera sobre el problema, es habitual que nos encontremos con sentimientos de culpabilidad y un diálogo interno muy negativo, con una fuerte voz crítica.

Es probable que la persona se juzque y castigue mucho, arrepintiéndose de errores pasados y entrando en un bucle interno de auto-castigo.

Es importante que la persona se sienta apoyada y promovamos la comprensión, y sobre todo una actitud responsable hacia el cambio (no castigadora ni culpabilizadora).

3. Preparación

En esta etapa la persona se encuentra lista para tomar acción, habiendo dado algunos pasos en pos del objetivo.

Aquí es donde, con el psicólogo, se plantean estrategias de cambio, siempre en función de las características concretas del caso, teniendo en cuenta la persona, su historia de consumo y su contexto, así como cualquier otra dinámica que pueda ser relevante.

4. Acción

En ésta fase, la persona da pasos con un impacto en el mundo físico. No hablamos solo de ideas y planes, sino de acciones reales. Esta fase suele durar varios meses, y es cuando se llevan a cabo la mayor parte de acciones propuestas en terapia.

5. Mantenimiento

Sigue a la acción y suele durar varios meses, pudiendo ser la fase más larga del tratamiento. El propósito de este estadio es consolidar los cambios logrados a través de la modificación del estilo de vida y la prevención de recaídas.

Es natural y esperable que haya recaídas. Lo esencial es ayudar a la persona a «levantarse» del golpe y que no se estanque en los sentimientos de culpabilidad o fracaso. El terapeuta ayudará a la persona a analizar qué factores han facilitado la recaída, y se revisa el plan de acción, adaptándolo a las circunstancias y a los nuevos desafíos.

Es importante que se hable de esto al principio del proceso terapéutico: las recaídas, por mucho que nos pese, son parte del proceso.

6. Finalización

El paciente ya no necesita de la utilización de ningún proceso de cambio a fin de impedir la recaída o el regreso al problema. Es el momento de dar cierre al proceso terapéutico.

Es importante destacar que, al intentar cambiar un problema, gran parte de los sujetos recaen al menos una vez en el proceso, pero la mayoría de ellos suele volver a empezarlo desde la etapa de contemplación o preparación, para luego pasar a la acción.

Es por esto que se dice que el cambio no sigue un patrón lineal, sino que más bien sigue un patrón en espiral. La mayoría de los sujetos incorporan nuevas estrategias y conocimientos a partir de los experimentado en las recaídas.

Y aquí un vídeo con todo resumido y bastante visual. Y si te gustan los Simpsons, este video te gustará todavía más 😉

¿Sufres algún problema de adicción? ¿Necesitas ayuda? Soy Luis Miguel Real, psicólogo especialista en adicciones

Pedir cita online

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)