Saltar al contenido

▷▷【Terapia Gestalt vs Terapia Cognitivo Conductual】17 Diferencias

terapia gestalt vs terapia cognitivo conductual
Bienvenidos al campo de batalla de las terapias psicológicas, donde hoy enfrentaremos a dos titanes: la Terapia Gestalt y la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC). Pero antes de que te sientes con tus palomitas, quiero advertirte: este no será un combate equilibrado.

¿Por qué?

Porque una de estas terapias tiene un respaldo científico sólido, mientras que la otra se basa más en filosofías y enfoques magufos New Age y menos empíricos. Así que abróchate el cinturón, porque vamos a desentrañar estos dos enfoques terapéuticos.

¿De qué hablo en este artículo?

Diferencias entre la Terapia Gestalt y la Terapia Cognitivo-Conductual

Enfoque Teórico

  • Terapia Gestalt: Se centra en la experiencia inmediata, la conciencia del “aquí y ahora”, y la totalidad del individuo (mente, cuerpo y emociones).
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Se enfoca en identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento disfuncionales.

Estructura de la Sesión

  • Terapia Gestalt: Menos estructurada, con un enfoque en la exploración y el descubrimiento personal.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Altamente estructurada, con metas y objetivos específicos para cada sesión.

Duración del Tratamiento

  • Terapia Gestalt: Puede ser a largo plazo, dependiendo de las necesidades del individuo.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Generalmente a corto plazo, con un número específico de sesiones.

Técnicas Utilizadas

  • Terapia Gestalt: Usa técnicas como el diálogo socrático, el juego de roles y la dramatización.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Utiliza técnicas como la reestructuración cognitiva, el entrenamiento en habilidades sociales y la exposición.

Evidencia Científica

  • Terapia Gestalt: Menos respaldo científico en comparación con la TCC.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Ampliamente respaldada por la investigación científica como una terapia efectiva para diversos trastornos.

Enfoque en el Pasado vs Presente

  • Terapia Gestalt: Aunque se centra en el “aquí y ahora”, también explora cómo las experiencias pasadas afectan la experiencia presente (hablan mucho del “aquí y ahora” para diferenciarse del psicoanálisis, pero en realidad se centran en las experiencias pasadas y en buscar traumas ocultos para explicar cualquier ocurrencia).
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Principalmente centrada en los problemas actuales y cómo resolverlos (se analizan los patrones de conducta del presente y se trabajan nuevas estrategias para cambiar esos patrones de conducta).

Rol del Terapeuta

  • Terapia Gestalt: El terapeuta actúa más como un “facilitador” que guía al paciente a través del auto-descubrimiento.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: El terapeuta tiene un rol más directivo, proporcionando retroalimentación y orientación específica, dando estructura, estableciendo objetivos terapéuticos, preparando ejercicios y “tareas para casa” alienadas con esos objetivos.

Aplicabilidad

  • Terapia Gestalt: A menudo se utiliza para el desarrollo personal y la autoexploración.
  • Terapia Cognitivo-Conductual: Ampliamente utilizada para tratar trastornos específicos como la depresión, la ansiedad y el trastorno obsesivo-compulsivo.

Ventajas de la Terapia Cognitivo-Conductual sobre la Terapia Gestalt

1. Basada en la Evidencia

La TCC es una de las formas de terapia más estudiadas y tiene un sólido respaldo científico. Esto la convierte en una opción confiable para el tratamiento de una variedad de trastornos mentales.

2. Eficacia Comprobada

Numerosos estudios han demostrado la eficacia de la TCC en el tratamiento de trastornos como la depresión, la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo y otros.

3. Enfoque Estructurado

A diferencia de terapias más exploratorias o filosóficas, la TCC es altamente estructurada, lo que permite un enfoque más dirigido y eficiente en el tratamiento.

4. Corto Plazo

Generalmente, la TCC es una terapia a corto plazo, lo que la hace más accesible y menos costosa para muchas personas.

5. Habilidades para la Vida

La TCC enseña habilidades prácticas que pueden aplicarse en la vida diaria, no solo en el contexto terapéutico.

6. Autonomía del Paciente

Fomenta la autonomía del paciente al enseñarle a identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento problemáticos.

7. Flexibilidad

Aunque la TCC tiene un enfoque estructurado, también es lo suficientemente flexible como para adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente.

8. Menos Estigmatizante

Al centrarse en los problemas “aquí y ahora” y ofrecer soluciones prácticas, muchas personas encuentran que la TCC es menos estigmatizante que otras formas de terapia.

9. Ampliamente Aceptada

La TCC es ampliamente aceptada en la comunidad médica y a menudo se recomienda como el primer enfoque de tratamiento para varios trastornos mentales.

10. Interdisciplinaria

Se puede integrar fácilmente con otros tipos de tratamiento, como medicación, y es utilizada por una variedad de profesionales de la salud, incluidos psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales y enfermeras.

Espero que esta lista te sea útil para entender por qué la Terapia Cognitivo-Conductual a menudo se considera superior a otras formas de terapia en varios aspectos. ¿Hay algo más en lo que pueda ayudarte?

11. Evidencia Científica Robusta

Mientras que la Terapia Gestalt ha sido criticada por su falta de respaldo científico, la TCC es una de las terapias más estudiadas y respaldadas por la ciencia. Esto la convierte en una opción más segura y efectiva para el tratamiento de trastornos mentales específicos.

12. Ética y Código Deontológico

El artículo de Real señala que la Terapia Gestalt podría ir en contra del Código Deontológico de los psicólogos. En contraste, la TCC se adhiere estrictamente a los principios éticos y deontológicos, asegurando un tratamiento más ético y profesional.

13. Ausencia de Manipulación Coercitiva

Real critica a la Terapia Gestalt por utilizar técnicas que podrían considerarse como manipulación coercitiva. La TCC, en cambio, se basa en un enfoque colaborativo y transparente entre el terapeuta y el paciente.

14. Enfoque Estructurado y Objetivo

La TCC es altamente estructurada y se centra en metas y objetivos específicos, lo que permite un tratamiento más focalizado y eficiente. Esto contrasta con la falta de estructura en la Terapia Gestalt, que según Real, hace que sea menos efectiva y potencialmente confusa para el paciente.

15. Tratamiento a Corto Plazo

La TCC generalmente es una terapia a corto plazo, lo que la hace más accesible y menos costosa para muchas personas. Esto es especialmente relevante dado que la Terapia Gestalt puede ser a largo plazo y, por lo tanto, más costosa y con un compromiso de tiempo más grande.

16. Enseñanza de Habilidades Prácticas

La TCC no solo trata síntomas, sino que también enseña habilidades prácticas que los pacientes pueden aplicar en su vida diaria. Esto contrasta con el enfoque más filosófico y menos práctico de la Terapia Gestalt.

17. Amplia Aceptación en la Comunidad Médica

La TCC es ampliamente reconocida y recomendada en la comunidad médica para tratar una variedad de trastornos mentales, lo que le da una ventaja en términos de credibilidad y aceptación.

¿La terapia cognitivo-conductual es mejor que la terapia Gestalt?

  • Basada en la Evidencia: La TCC tiene un fuerte respaldo científico, lo que la hace más confiable para el tratamiento de trastornos mentales específicos.
  • Estructura y Objetivos Claros: La TCC es altamente estructurada con metas y objetivos específicos, lo que permite un tratamiento más focalizado.
  • Corto Plazo: Generalmente, la TCC es una terapia a corto plazo, lo que la hace más accesible y menos costosa para muchas personas. En la mayoría de los casos, no se necesitan más de 10-20 sesiones de TCC. La Gestalt puede sacarte dinero durante años y años sin obtener resultados.
  • Habilidades Prácticas: La TCC enseña habilidades que son aplicables en la vida diaria, más allá del contexto terapéutico.
  • Autonomía del Paciente: Fomenta la autorresponsabilidad y la autonomía al enseñar a los pacientes a identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento problemáticos.
  • Flexibilidad: Aunque estructurada, la TCC es lo suficientemente flexible como para adaptarse a las necesidades individuales de cada paciente.
  • Menos Estigmatizante: Al centrarse en problemas y soluciones actuales, la TCC suele ser vista como menos estigmatizante que otros enfoques.
  • Amplia Aceptación Médica: La TCC es ampliamente reconocida y recomendada en la comunidad médica para tratar una variedad de trastornos mentales.
  • Interdisciplinaria: Puede ser integrada fácilmente con otros tratamientos, como medicamentos, y es practicada por una variedad de profesionales de la salud.
  • Eficacia Comprobada para Diversos Trastornos: La TCC ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de una amplia gama de trastornos, desde la depresión y la ansiedad hasta trastornos alimenticios y del sueño.

Terapia Gestalt: El “Gurú” sin Credenciales

La Terapia Gestalt es como ese amigo que siempre tiene una historia para todo pero nunca tiene pruebas para respaldarla. Se centra en el “aquí y ahora”, lo cual suena muy bien en teoría.

Falta de Estructura: Navegando sin Brújula

Uno de los mayores problemas de la Terapia Gestalt es su falta de estructura. Imagina que estás en un barco en medio del océano sin una brújula; así es como se siente estar en una terapia que no tiene un marco teórico sólido. Esta falta de estructura puede ser especialmente problemática para personas que buscan soluciones concretas a problemas específicos.

Terapia Cognitivo-Conductual: El Estudiante Ejemplar

Por otro lado, tenemos la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC), que es como ese estudiante que siempre saca sobresaliente y tiene las referencias para demostrarlo. La TCC se basa en décadas de investigación y ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de una amplia variedad de trastornos mentales. Según un estudio publicado en “The Lancet”, la TCC es una de las terapias más efectivas para tratar trastornos como la depresión y la ansiedad (Clark et al., 2018).

Evidencia Científica: El Juez Imparcial

Si estás buscando una terapia que tenga un respaldo científico sólido, la TCC es tu mejor opción. Numerosos estudios, como uno publicado en el “Journal of Affective Disorders”, han demostrado su eficacia en el tratamiento de una amplia gama de trastornos mentales (Cuijpers et al., 2013).

Luis Miguel Real
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)