¿Estás desarrollando una adicción? Cómo salir de dudas

«Adicción: es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o
necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Se caracteriza por un
conjunto de signos y síntomas, en los que se involucran factores biológicos,
genéticos, psicológicos y sociales»

Organización Mundial de la Salud (OMS)

Esta es una definición oficial. Muchos de nosotros, al escuchar noticias relacionadas con el tema, hemos pensado «¿seré adicto…?». ¿Cómo saberlo? Es importante entender bien el concepto de las adicciones. Échale un vistazo a este corto video:

La adicción se caracteriza por episodios continuos de descontrol, distorsiones del
pensamiento y negación ante la enfermedad. Para poder hablar de dependencia
física y psicológica se deben presentar tres o más de los siguientes criterios en un período de 12 meses:

a. Fuerte deseo o necesidad de consumir la sustancia (o llevar a cabo la conducta en cuestión).

b. Dificultades para controlar dicho consumo (aún teniendo la intención de parar o reducir el consumo, se sigue a pesar de las consecuencias).

c. Síndrome de abstinencia al interrumpir o reducir el consumo (malestar físico o emocional).

d. Tolerancia (se necesitan cada vez mayores «dosis» para percibir el mismo placer que al principio).

e. Abandono progresivo de intereses ajenos al consumo de la sustancia.
(Inversión de más tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la
sustancia).

f. Persistencia en el uso de la sustancia a pesar de percibir de forma clara sus
efectos perjudiciales.

Cualquier conducta gratificante puede convertirse en adictiva si se hace un uso inadecuado que interfiera negativamente en la vida cotidiana:

-Pérdida de control para limitar el uso (administración) de la sustancia o la
actividad

– Conducta compulsiva de búsqueda y uso (administración) de la sustancia o
la actividad.

-Aparición de un estado emocional negativo (ansiedad, tristeza, angustia…) cuando
no se tiene acceso a la sustancia o actividad

La adicción es un proceso que se desarrolla a lo largo del tiempo. Al principio, el tipo de uso que la persona hace de la sustancia o conducta no es adictivo, pero progresivamente, el tipo de uso varía aumentando  hacia el abuso.

Aún en este momento no se puede hablar de adicción, pues el abuso es un estado en el cual la persona conserva el control sobre su uso.

La línea que divide al abuso de la adicción es muy fina y muchas veces inadvertida, pero lo cierto es que si la persona predispuesta se expone al uso de la sustancia o conducta de riesgo, puede pasar esa línea y convertirse en adicta.

En sus primeras fases, la adicción puede pasar inadvertida por la levedad de los
síntomas, o por la habilidad de la persona para compensar las consecuencias
negativas que la adicción tiene sobre su propia vida y sus relaciones.

A lo largo de este proceso, la persona pasa por diversas etapas que reflejan el agravamiento progresivo del desorden adictivo.

1. Experimentación:

la persona guiada por la curiosidad, se anima a probar
una sustancia, pudiendo posteriormente continuar el consumo o interrumpirlo.

2. Uso:

el compromiso con la sustancia es bajo. Se consume los fines de semana
y en oportunidades casuales. No existe deterioro laboral, social o familiar.
No presenta episodios de intoxicación.

La persona consumidora sólo busca un cambio de sensaciones. Sin embargo, toda droga genera dependencia física o psíquica progresivamente y es fácil caer en el abuso.

3. Abuso:

el uso se hace regular durante casi todas las semanas y hay
episodios de intoxicación (hábito). Ejemplo: en alcohol una intoxicación es
cuando ya se presenta una resaca, lagunas mentales. La droga va
dirigiendo progresivamente la vida, se presenta deterioro académico,
laboral, social y familiar. El estado de ánimo es cambiante (una vida
normal y una vida adictiva y desconocida la mayor parte de veces por la
familia).

4. Adicción:

la relación de amistad y familiar se rompe, dificultades académicas y laborales. La búsqueda de la droga se realiza de forma compulsiva.

Es difícil la abstinencia. Hay conductas de riesgo como: relaciones sexuales sin protección, uso de drogas intravenosas o combinación de varias drogas, el estado de ánimo depende de la etapa consumidor/abstinencia, accidentes de tráfico…

Superar una adicción es posible, si sabes cómo

La fuerza de voluntad no es suficiente, de lo contrario no habría adictos en el mundo. Lo mejor que puedes hacer es contactar con un profesional para que te guíe en el proceso y te ayude a dar los pasos más adecuados en tu caso.

Soy psicólogo especialista en adicciones, y trabajo todos los días con personas que quieren volver a sentirse libres de la adicción. Para saber más de mis servicios, visita www.luismiguelreal.es/psicologo-adicciones-valencia/

Puedes seguir leyendo otros artículos sobre adicciones en mi blog

¡Salud y resistencia!

❌ NO te apuntes a mi newsletter
Comparto herramientas para disfrutar más de la vida, sin tener que graparte una sonrisa falsa en la cara como si fueses el Joker. Psicología práctica, de la que funciona.
Si te apuntas, seguro que te aporta mucho más (bastante) que las frases enlatadas de Paulo Coelho y Mr Wonderful juntos. No es difícil.
Te llegará un regalo por email, que no le mola a todo el mundo 😉

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Un penique por tus pensamientos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.