Porqué Mr. Wonderful es el villano del siglo XXI

Tu felicidad es un negocio.

Y ahora te explico porqué.

Las farmacéuticas se forran drogando a la población, las tabacaleras se hacen ricas a costa de vender una imagen de estilo y chulería, y los chamanes del siglo XXI prometen la felicidad eterna con frases a lo Paulo Coelho.

Las sonrisas y el optimismo venden: la felicidad es uno de los negocios más rentables del siglo XXI.

Ideología capitalista y consumista, el ciudadano «ideal» trabaja y trabaja, produce y produce, consume y consume, sin quejas, y con una sonrisa en la cara.

Una mujer guapa no se pone triste, se pone una sonrisa

 

Se nos vende que hemos de estar felices continuamente, que si no estamos contentos es porque no queremos y que somos unos perdedores por ello. Que no tenemos la actitud correcta ante la vida, y que por eso estamos de mal humor y nos salen mal las cosas.

Que como no se lo pedimos al universo, éste no nos lo da. Que es una cuestión de creer en nosotros mismos.

Bueno, gilipolleces aparte.

Al universo le da igual lo que deseamos o queremos. Tenemos exactamente el mismo valor que las hormigas o los demás mamíferos que masacramos con nuestra contaminación. Al universo no le importas un carajo, ególatra de mierda.

Pero el positivismo vende mucho, es una anestesia muy barata, ayuda a la gente de dejar de fijarse en sus problemas, y a esconderlos detrás de unas gafitas de color de rosa.

El problema principal es que las cosas no funcionan como cuando éramos bebés. El «si no lo veo, no me ve» ya no funciona.

Nuestros problemas siguen ahí, por mucho que intentemos ignorarlos

Mr. Wonderful, Paulo Coelho y demás personajes de los libros de auto-ayuda prefieren que pienses lo contrario. Prefieren que compres sus libros, sus tazas o sus camisetas con frases bonitas. Prefieren que tu dinero pase a sus bolsillos.

Porque la felicidad no consiste en estar «contentos» o fingiendo una sonrisa todo el tiempo. Los psicólogos lo saben desde hace un porrón de tiempo.

Al contrario, la felicidad se parece más a permitirnos sentir y expresar nuestras emociones, vivir toda la paleta de colores, sean agradables o desagradables (ni emociones positivas ni negativas, por favor…).

Mr. Wonderful y tantas otras marcas populares se llenan los bolsillos con esa anestesia barata que fabrican. Y nosotros repetimos su sintonía en las redes sociales, compartiendo frases motivacionales como borregos, los dogmas del siglo XXI.

Sonríe o muere

Como en la peores profecías de Aldous Huxley en Un mundo feliz, preferimos tomar la droga del soma para sentirnos guay, que vivir realmente, con sus altibajos.

Porque no, no siempre que quieras vas a poder, no siempre que te esfuerces todo lo que puedes vas a poder cumplir tu sueño, el universo no conspira para darte una mierda.

Aprender a sostener las decepciones y frustraciones de la vida: eso es madurez psicológica, y eso sí que te acerca a la verdadera felicidad.

¿Y tú? ¿Necesitas realmente esa droga?

Igual te interesa esto:

Para saber más sobre lo que hago, visita www.luismiguelreal.es

Las frases de Mr. Wonderful solo sirven para limpiarte el culo 💩
Todos queremos sufrir menos. Tengo una newsletter, y comparto herramientas para disfrutar más de la vida, sin tener que graparte una sonrisa falsa en la cara como si fueses el Joker.
Te llegará un regalo por email, que no le mola a todo el mundo 😉

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.